Blockchain o DLT: un debate ineludible en laBITconf

Es necesario, por tanto, un sistema de pago electrónico basado en prueba criptográfica en lugar de confianza, permitiendo que dos partes interesadas realicen transacciones directamente entre ellas, sin necesidad de un tercero de confianza.

Esta es una de las frases del whitepaper donde Satoshi Nakamoto definía uno los rasgos esenciales de su modelo. Sin embargo, en los últimos años, y aparejado con la popularidad de esta nueva red de pago cuya tecnología fue llamada posteriormente “blockchain” atraía a la procesión, precisamente a quienes quería eliminar: los intermediarios.

De ahí se volvió una discusión inherente y también una semántica en construcción. ¿Podemos hablar de blockchain privada sin ser contradictorios? Si decimos blockchain pública ¿no es más que un pleonasmo, una reunión de términos redundantes? Es uno de los temas que formó también parte de laBITconf, que en sus tres días se convirtió en un pequeño universo capaz de reunir también los intentos preliminares de definición, los ensayos de este nuevo diccionario que se va configurando en lo definitivo, pero también en lo relativo y en lo contextual. En nuestras definiciones personales, vinculadas inevitablemente a nuestras posturas políticas. Al mundo en el que nos gusta –o nos gustaría- más vivir.

A continuación, la transcripción de algunas de las frases más interesantes expresadas en el panel de “Pros y Contras entre Blockchains permisionadas (DLT) y públicas” en el que participaron Diego Gutiérrez, Alex Preukschat y Joaquín Moreno, con Rodolfo Andragnes como Moderador.

¿Sobre qué blockchain lo hacemos?

Diego Gutiérrez

“A mí me gusta hablar, más que de privado o público, de modelos de seguridad.”

“En el fondo ese es el planteo fundamental de estas tecnologías. Nosotros por primera vez tenemos estas tecnologías de registro que no tienen un custodio central de ese registro sino que está socializado, distribuido entre múltiples partes que no pueden colusionar porque no se conocen. Eso fue lo que Bitcoin nos trajo”.

“Siempre pienso las cosas de esa óptica. Cuando me muevo a una blockchain que está protegida, ya no por una red descentralizada sino por una federación, yo estoy depositando mi confianza en esos custodios, en esa federación y los modelos de seguridad o de ataque a ese modelo son distintos que en una red descentralizada”.

“En Bitcoin, su modelo de seguridad se basa 100% en teoría de juegos, en que todos los participantes que protegen la red, se van a mantener honestos porque tienen mucho más que perder, si traicionan la confianza del protocolo o las reglas, que lo que ganarían en el ataque”.

“Cuando uno tiene custodios identificables […] empiezan otros vectores de ataque, que ya no son solamente económicos sino que también políticos. Más allá que esos custodios sean bien intencionados. Uno puede decir, bueno, el gobierno de hoy es buena gente, los custodios de hoy son buena gente, pero que pasa si esa base de datos el día de mañana, va a estar en otras manos o se cambian los custodios y los nuevos custodios ya no quieren respetar o deciden dar de baja la información de esa blockchain que es vital para mucha gente que depositó cosas”.

“Para mí ni siquiera es blockchain, decir blockchain es como decir que la revolución del auto es el motor a combustión. Es todo, en realidad y blockchain es en realidad un componente, por eso a mí me gusta hablar de la internet del valor, porque es lo que engloba el fenómeno de las redes abiertas”.

“Lo que fue revolucionario de Satoshi, fue tener un sistema donde se pueden sumar custodios abiertamente. En todos los modelos de registros anteriores, la selección de los custodios era una selección coordinada. La revolución no es blockchain, es el modelo de consenso combinado con la prueba de trabajo”.

Cuanto más poder tienes, más expuesto estás a la extorsión y no hay nadie que resista a la extorsión máxima –que es quizás que ataquen a tus seres queridos-. Ni siquiera es un tema de idealismo de si uno es buena persona, la única manera de no ser extorsionado es no tener el poder en una primera instancia”.

“Está la otra dimensión de que el diseño de la blockchain, más allá de quien la custodie, puede ser un diseño abierto que sigue los principios de la internet de la información que hoy vivimos, que es abierta, neutral, que no juzga a los participantes, y que por ende habilita cosas que era imposible hacer antes, mientras que los sistemas permisionados que sí tienen un juicio sobre quién puede leer o quién puede escribir, obviamente también tienen un valor, pero un valor limitado; es como la relación entre la internet y las intranet”.

Joaquín Moreno

“Hay algunas personas que están empezando a hablar directamente de qué tipo de transacción quieres tener, si quieres tener una transacción privada o no independientemente de la blockchain que sea”.

Alex Preukschat

Desde mi punto de vista lo más importante es la ideología que uno defiende sobre la tecnología que está eligiendo, que desde mi punto de vista muchas veces no se tiene en cuenta. El modelo minoritario, que quizás es el que defendemos casi todos los que estamos hoy aquí, es que no quiero tener que confiar en una institución centralizada, ni un regulador, ni un gobierno, porque por muy bueno que sea, si otro gobierno, otras personas pueden ejercer influencia porque simplemente les interesa, encontrarán un método para ejercer presión. Entonces yo creo que las personas que creen en la descentralización, creen en las blockchain públicas por eso también”.

“Yo ya ni siquiera la llamo blockchain, porque yo creo que un poco el sector corporativo, ha intentado adueñarse de la palabra blockchain. Yo ya lo llamo DLT. Cuando operas en un modelo en que tienes esos entes centralizados de confianza, pues estás operando en otro modelo que se llama DLT (Distributed Ledger Technology). Y en ese modelo es muy diferente. Cuando hablas con ellos, y lo digo porque he estado muchos años trabajando, especialmente en Bitcoin, los primeros años, pero también he ido tocando el lado DLT para ver qué es lo que piensan en el otro lado. Y cuando hablas con el otro lado, te das cuenta de que ellos creen en las instituciones, en los gobiernos, en los reguladores y no ven ningún problema. Cuando tú no ves ningún problema tampoco ves que te haga falta lo otro. Porque dices, no en realidad lo otro es para narcotraficantes, criminales y si es para eso, para qué lo vamos a permitir, si lo que ya tenemos funciona fenomenal”.

“El reto es que la ideología mayoritaria defiende el modelo, que son los valores que están detrás de eso y la ideología blockchain es un movimiento muy pequeño todavía”.

Cuando estás cambiando las estructuras económicas estás cambiando las estructuras de poder también. Y tenemos que aceptar que el poder en sí mismo se resiste a ese cambio porque pierde influencia y a nadie le gusta perder influencia”.

Comprar la tecnología sin disrupción incluida

Diego Gutiérrez

Es el dilema del innovador, vos no vas a querer “disrumpirte” a vos mismo cuando estás en el poder. Es medio inevitable y creo que está bien. A mí me pasó en Clarín, cuando lo presentamos en el 95, me dijeron ‘vos estás loco, cómo vamos a dar la información gratis. Todo nuestro modelo de negocios se basa en publicidad, si damos información gratis, nadie va a comprar el diario’. Entonces el primer impacto es la resistencia. Skype no esperó para que la regulación le dijera, “sí, estás listo para ir”. Avanzó y después la regulación se ajustó y seguramente Skype algo se ajustó también, es un diálogo”.

Viabilidad de la blockchain

Joaquín Moreno

“Yo creo que pasan dos cosas en estos momentos: por un lado estamos viendo el cambio de chip mental, el cambio de poder y demás y por otro lado, el cambio tecnológico. Y para mí a la tecnología le falta mucha madurez, esa madurez para tener una alta capacidad de transacciones, que te permita implementarla en producción o donde sea, de una manera mucho más fácil. Y todavía no estamos ahí, nos falta mucho por hacer. Entonces todos estamos “sí, queremos blockchain”, pero no tenemos todavía la tecnología que lo soporta, por eso nos sale caro, por eso tenemos problemas de consenso, se están probando nuevas cosas y demás. Entonces veo como dos fuerzas, una es el cambio y es muy fácil decir “hacemos blockchain, innovamos”, pero realmente para implementar una tecnología que está en desarrollo y que va a llevar unos años más para que podamos tener cientos de miles de transacciones por segundo, todavía nos falta. Y en Latinoamérica, puntualmente, lo que veo en el desarrollo de negocios de muchos países, es que somos muy lentos, somos followers”.

Rodolfo Andragnes

“La razón principal por la que en 2013 organizamos esta conferencia es porque esta tecnología está absolutamente al alcance de todos, no hay que pedirle permiso absolutamente a nadie, no hay que pagar nada por meterse en esta tecnología, y el objetivo de la ONG y de armar estas conferencias, es justamente tratar de evitar ser followers; cualquiera que está acá puede ser líder, puede desarrollar el nuevo sistema disruptivo sin pedirle permiso a nadie, sin pagar una licencia de nada.

Joaquín Moreno

“Saquémonos ese chip de que tenemos que esperar que se hagan las cosas afuera para poder hacerlas internamente”.

La tecnología blockchain, ¿a la altura de competir con otras soluciones?

Diego Gutiérrez

“Yo creo que hay tres dimensiones. Una, es cierto que la tecnología no está totalmente madura, o sea, faltan capas de desarrollo para que podamos escalar esto, procesar todas las transacciones del mundo. La otra tiene que ver con funcionalidades; yo creo que tener transacciones privadas es fundamental: por ejemplo, si yo soy un banco no quiero que mi competencia vea lo que están transaccionando, ni siquiera cuáles son los balances de las cuentas de mis usuarios. Hay una necesidad ahí de evolucionar tecnológicamente en términos de privacidad, incluso para los corporaciones”.

Cada vez queda más claro que el único uso de la blockchain es atestiguar que un evento existe, que existió en algún momento, que cierta información es fidedigna, que cierta persona es quien dice ser. Respecto de los casos de la blockchain en sí, está cada vez más claro que son muy pocos y todo el resto tiene que suceder fuera de la blockchain. Y en esa área, en las tecnología peer to peer y demás, hay mucho más desarrollado que en la blockchain misma. Lo que pasa es que hasta ahora hemos venido trabajando aislados de todas las otras tecnologías que ya existían”.

La carrera por implementar blockchain v/s la expectativa calma de la disrupción

Joaquín Moreno

“Yo creo que hay diferentes actores en el ecosistema personal y corporativo, que cada uno está haciendo sus propias exploraciones y que de alguna manera cada uno va empujando en lo que puede. Desde Bitcoin se abrió la caja de Pandora y esa energía, esa capacidad de hacer cosas que antes no se hacían está impulsando esto. Algunos van más adelante que otros, otros invierten más, otros menos”.

Alex Preukschat

“En muchos casos (los bancos) no han invertido en 40 o 50 años (en innovación), solo han actualizado la parte del front-office, de repente tienen una situación de crisis económica mundial, le bajan los tipos de intereses en algunos países de Europa, saben que los Fintech les están comiendo, los Google, los Facebook también y hay un señor o señora o lo que sea que se llama Satoshi Nakamoto y dice, “oye, yo también quiero descentralizar los bancos” y les mete un susto, con todos los otros sustos que ya tienen”.

“Entonces de pronto los consejos de administración despiertan y hay algún tío iluminado o señora que dice: ‘oye, he visto que esto de blockchain, está muy de moda’ y se lo tira al departamento de innovación: ‘sacadme algo de blockchain’ y entonces te saca la nota de prensa. Es el camino tradicional; ‘esto está de moda, tenemos que apostar por todas las tecnologías exponenciales, por esta también, pero… desde nuestra filosofía’. Por eso yo explico siempre: lo que hace la blockchain es disruptivo, es disruptivo en el sentido de Silicon Valley de ‘nos vamos a cargar el sector de los medios de comunicación’ o no lo vamos a cargar, pero vamos a recrear el mundo. Vamos a intentar hacer lo que ya tenemos, pero un poco mejor. Y ninguno de los dos es mejor o peor, porque son ambiciones muy diferentes”.

“Ahora ya estamos en otra fase, donde los precios ya están bajando, donde ya tenemos que mirar la parte distópica y la parte distópica puede ser muy peligrosa. En el sentido de que si empiezan a eliminar el cash, si empiezan a meter modelos nacionales de blockchain o europeos o como los quieras llamar donde ya tienes un control total de esos ciudadanos, totalmente transparente, que ya tenemos. Yo creo que estamos en un momento clave y por eso es importante venir a este tipo de eventos, informarse, para que sea algo colectivo en vez que sea de una élite que impone un sistema para todos: ‘hemos pensado de que a vosotros os viene bien este sistema y vais a vivir mejor bajo mi guía y sabiduría’.


 

Ciertamente se trata de un debate de largo aliento. Y quién sabe si esa distopía -tan profusamente descrita en la ciencia-ficción- termine cubriéndonos con un manto de exceso de realidad, dejando la cruzada de Satoshi como un fantasma de lo que fue posible y no ocurrió. Heredándonos apenas un versículo pagano, que alguna vez nos mostró el camino a la tierra prometida sin que los oyéramos a tiempo. Quién sabe si estos dos modelos terminan coexistiendo y naturalmente, nos agrupamos como manadas con una posibilidad definitiva de escoger cuál de las orillas queremos habitar. Y cada quien baila su propio baile, celebra su propia fiesta y sueña su propio sueño. Por supuesto, nos quedamos con la segunda y remamos en lo posible, en esa dirección.

Mujeres en la Blockchain

Mujeres en la Blockchain

Soy profesora y editora de libros físicos y digitales. Leo y aprendo sobre tecnología blockchain y desarrollo contenidos vinculados al tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *