Icos y Daicos: revisiones y posibilidades para un modelo de financiamiento descentralizado

Introducción

Una ICO -Oferta Inicial de Moneda- corresponde a un modelo de financiamiento de proyectos cuyas propuestas implementan diferentes usos de la tecnología blockchain, es decir, se caracterizan por proponer interacciones descentralizadas en diferentes ámbitos: almacenamiento web, desarrollo de videojuegos, microtrabajo, arriendo de vehículos o propiedades, realidad virtual, tecnología 3D, administración de registros varios, etc.

Cabe mencionar, que a la fecha, el concepto se ha desprestigiado por la cantidad de estafas y abandonos de proyecto vinculados a ellas. Sin embargo, otras iniciativas sí han prosperado, casi siempre avaladas por prototipos ya construidos o por empresas que antes de su ICO ya tenían una marcha regular.

Sumado a esto, Vitalik Buterin, creador de la red ethereum, la que hizo posible su proliferación, trabajó en el desarrollo de una propuesta de solución al problema, llamada Daico, un sistema que -entre otros mecanismos- implementa la llamada “variable de toque”, la que posibilita una entrega gradual de lo recaudado en la medida en que las etapas se vayan efectivamente cumpliendo.

En este contexto, haremos un barrido conceptual acerca del modelo ICO, que no obstante las dificultades, y desde mi perspectiva, se verá obligado a introducir cambios con el fin de preservar un sistema que correctamente utilizado, democratiza y descentraliza la generación de empresas y proyectos.

Financiamiento de negocios

Tradicionalmente, las empresas que requieren de recursos de financiamiento, pueden acceder a ello a través de la venta de acciones, deuda bancaria o bien subvención estatal. Este camino suele estar bajo las premisas de las altas tarifas, de la burocracia, de endeudamiento imposible o bien de concursos donde mucho menos de la mitad de los participantes llega a puerto.

Con la llegada de internet, y como una alternativa más amable, se retomó el crowdfunding, donde un proyecto obtiene recursos mediante un mecenazgo colectivo, que es retribuido de manera simbólica con productos o menciones en los créditos. Este proceso se desarrolla actualmente en plataformas gestionadas por un tercero, que por este servicio, cobra una comisión por sobre el monto recaudado.

Y con la llegada de Blockchain aparece el financiamiento vía ICO, que descentraliza el proceso y conecta de manera directa a los equipos de desarrollo con sus posibles inversores. De esta forma permite por una parte que una idea de negocio pueda acceder a financiamiento sin mayores trámites ni dilaciones y por otra parte hace posible que cualquier persona de cualquier parte del mundo, pueda financiar dicha idea sin que sean necesarios grandes montos ni condiciones especiales de participación.

¿Cómo se gestiona una ICO?

La creación de una ICO incluye más o menos los siguientes procedimientos:

  • Se plantea un problema y se desarrolla la resolución del mismo: la explicación técnica de estos aspectos se materializa en la creación del llamado “whitepaper”.
  • Se organiza un equipo o team que se encargará de llevar a cabo el proyecto.
  • Se difunde y aplica el proyecto vía sitio web oficial y redes sociales: Twitter, Instagram, Telegram, Discord.
  • Se genera el token representativo del proyecto (hasta ahora casi siempre un ERC20 de la red ethereum)
  • El token es puesto a la venta en la ICO correspondiente.

Si una ICO cierra exitosamente, las personas que participaron con un monto, casi siempre en ether o bitcoin, reciben el token de la empresa.

El proyecto, que cuenta ahora con los recursos necesarios para su desarrollo, entra en fase de producción.

Si el proyecto crece y sus servicios son ampliamente demandados, eventualmente su token sube de valor y de esta manera, sus financistas obtienen utilidades.

Pero como las ICO siguen generando tanto proyectos que se consolidan como meras estafas amparadas por whitepaper llenos de palabras difíciles, la responsabilidad personal juega un papel fundamental al momento de evaluar una posible participación. Algunos consejos que se repiten en varios artículos en cuanto a participar de ICOS pueden resumirse en:

  • Leer el Whitepaper con minuciosidad, sin deslumbrarse por artificios técnicos. No acepte algo que no entiende.
  • Todos los proyectos deben ser mirados con suspicacia. Algo así como “nadie es inocente hasta que no se compruebe lo contrario”.
  • Googlee el equipo detrás. Pregúntese y pregunte quiénes son, corrobore información (en Linkedin cualquiera puede decir cualquier cosa, no es fuente confiable). No se conforme con las primeras apariciones del buscador.
  • Un aspecto positivo es cuando hay alianzas con empresas ya consolidadas, conocidas y con una trayectoria clara y definida. Debe también verificar estas alianzas, no se conforme sólo con que “digan” que existen esas alianzas.

Desde mi perspectiva personal, el modelo ICO –y todo aquel que busque desarrollar ideas de manera descentralizada- es un modelo en construcción. La institución de los estafadores es de data antigua, tan antigua como la de los ingenuos. Pero creo que si se tuvo el suficiente conocimiento como para llegar a una ICO (ser usuario de internet, hacerse una wallet, transferir ether, pagar gas) entonces también se tiene para leer, investigar, analizar, preguntar y sacar conclusiones. Si no se está dispuesto a esto, sencillamente debe descartarse de plano cualquier desembolso.

A esto hay que agregar que, tal como mencionamos anteriormente, el desarrollo de DaIcos puede llegar a consolidarse como una alternativa de financiamiento que implica en sí misma las restricciones de seguridad para evitar no sólo las estafas, sino la tentación de los equipos -o parte de ellos-, que al verse con los cuantiosos recursos recaudados, se olvidan de todas las buenas intenciones iniciales, apagan la luz –el sitio web y las redes-y se van de vacaciones.

Así que faltan elementos para que este modelo se potencie de tal manera que deje afuera cualquier intento de corromperlo. Mientras tanto, la responsabilidad personal –como siempre- es el eje central. De esta manera, aquellas ideas que sí tienen potencial tengan la oportunidad de desarrollarse en sistemas que descongestionen el acceso y eliminen los costos y las burocracias asociadas a terceros.

Mujeres en la Blockchain

Soy profesora y editora de libros físicos y digitales. Leo y aprendo sobre tecnología blockchain y desarrollo contenidos vinculados al tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *