Integrando la tecnología blockchain en servicios para adultos

Lo que define a la tecnología blockchain (cadena de bloques, interconexión de registros constantemente actualizados por la red) es que hace posible generar redes de intercambio de productos y/o servicios, eliminando a los intermediarios. Como bien sabemos, un intermediario es cualquier sujeto o grupo de sujetos que organizan, supervisan y certifican una relación de tipo transaccional entre personas. La supuesta ventaja de un intermediario es que se encuentra capacitado para realizar estas tareas. La desventaja es que cobran por hacerlo. Estos cobros no siempre son garantía de conformidad para las partes.

Citemos para comenzar una diferencia sencilla entre la red Uber y lo que sería esa misma red si usara la tecnología blockchain. Como sabemos, Uber conecta a particulares con auto, que ofrecen servicio de traslado a otros particulares. Quienes ofrecen el servicio reciben por cada viaje un 75% del total y el 25% queda en Uber. El chofer se hace cargo de todos los gastos derivados del uso de su auto y técnicamente paga un 25% de su trabajo sólo por el “derecho” a manejar bajo la marca Uber y usar su plataforma de registro y administración.

¿Cómo sería un sistema de traslado de pasajeros con tecnología blockchain? En primer lugar, la red se definiría por transacciones directas entre chofer y pasajero. Los pagos, se realizarían por mantención de la plataforma y eventualmente con tarifas que debieran estar por debajo de lo que un intermediario define.

Por otra parte, las puntuaciones son bilaterales; es decir, tanto el chofer puede puntuar al pasajero, como el pasajero puede puntuar el servicio recibido de un chofer. O sea que los clientes insufribles podrían ser también penalizados, con bajo puntaje. La calidad del servicio no se evalúa ya sólo con el “cliente siempre tiene la razón”, sino más bien en cuanto a relaciones armónicas donde se cumplen reglas de convivencia que aplican para ambos lados. (Este modelo de puntuación mutua entre oferente y demandante, se utiliza actualmente en Mercado Libre, por ejemplo).

Veamos ahora cómo podría aplicar esta tecnología a redes de servicios para adultos. Lo haremos ejemplificando a través de los servicios “escort” (acompañante).

Cabe decir antes, que por tratarse de un oficio no siempre respetado (a la vez que profusamente requerido) se ven expuestos a toda clase de abusos directos e indirectos, asociados no sólo a lo laboral sino también al rechazo que genera en sectores puritanos o bien guardadores de la superioridad moral.

Sin embargo -y dejando fuera la trata de blancas o la esclavitud de menores, que es harina de otro costal- existe un amplio sector que legitima esta actividad, como una opción laboral más, que debiera estar legalizada cualquiera sea el lugar donde se ejerce.

En este contexto la tecnología blockchain ofrece la posibilidad de emancipar el oficio, librándolo de intermediarios y poniéndolo en contacto directo con aquellos miembros de la comunidad con quienes puedan sostener vínculos respetuosos y desprejuiciados, siendo esto posible gracias a las ya mencionadas puntuaciones bilaterales que visibilizan de manera natural a los mejores usuarios y poco a poco vuelven invisibles o sencillamente dejan fuera a quienes no respeten las normas de convivencia.

Por otra parte, las transacciones son completamente anónimas -o por lo menos, seudónimas- yes posible además incorporar los Smart contract o contratos inteligentes, que -muy a grandes rasgos- implica una transacción virtual que sólo se ejecuta con acuerdo total de las partes. Escort y cliente (de aquí en adelante, ambos referidos a un hombre o a una mujer) tienen un perfil en la plataforma blockchain “Juanita busca a Juanito” (web o app) de servicios sexuales. Ambos perfiles tienen una puntuación según el tiempo que lleven interactuando en ella. Escort y cliente poseen además una “wallet” (billetera digital) que les permite realizar transacciones a través de criptos o token.

El o la cliente que se interesa por un perfil escort, realiza una transacción a su cuenta por el valor total del servicio (masaje erótico, encuentro sexual, compañía u otro) mostrando de esta manera su interés, a la vez que su capacidad de pago. Pero como se trata de un Smart Contract (Contrato Inteligente), la transacción está protegida con una clave que no será entregada por su dueño hasta que el acuerdo no haya llegado a buen término.

Para que la finalidad de esta forma de hacer las cosas se cumpla, el primer encuentro debiera ser en un lugar público. En este encuentro, ambas partes deben definir si la contraparte cumple o no con sus expectativas.

En caso de que el o la escort no cumpla con lo esperado, por quien requirió su servicio, los token o coin (moneda virtual) se devuelven automáticamente a la billetera personal de quien realizó la solicitud de transacción. Si es el cliente quien no cumple con las expectativas de el o la oferente (escort), el servicio no se realiza.

Si, por el contrario, las expectativas se cumplen para ambas partes, el cliente entrega la clave de acceso al oferente y este accede a las monedas o token. Luego, el servicio se hace efectivo.

Si el intercambio efectivamente ocurre, tanto escort como cliente deberán evaluar a su contraparte en plataforma blockchain.

Es decir, en cualquier contexto en que se desarrolle, la tecnología blockchain es capaz de garantizar por sí misma, no sólo un buen producto o servicio, sino una evaluación permanente de éste junto con una forma de hacer las cosas que propicia y promueve la confianza, el respeto y la seguridad necesaria para todos sus usuarios. Si a esto se suma el uso de Smart contract, el nivel se seguridad que existe para cada interacción es de prácticamente un 100%.

Publicado por primera vez en Reflejo Global, X-M Magazine

(Imagen de entrada por Hanna Postova en Unsplash)

Mujeres en la Blockchain

Soy profesora y editora de libros físicos y digitales. Leo y aprendo sobre tecnología blockchain y desarrollo contenidos vinculados al tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *