Lo que dejó laBITconf en Chile: Andreas Antonopoulos y la Justicia de Blockchain

Oír a Andreas Antonopoulos en laBITconf fue como recuperar el sentido de las primeras noticias –y probablemente las favoritas- que tuvimos de Bitcoin.

The banking of Bitcoin, Deep Web, The Bitcoin Gospel, entre otras lecturas de formato diverso -esa herencia que nos dejó la descentralización de los saberes- nos permitieron comprender qué había detrás de ese extraño concepto que tímidamente aparecía cada tanto en los medios. Mencionado aisladamente, casi siempre asociado a noticias sobre lavado de activos, ilegalidad, drogas y todos esas palabras con que el poder asusta a los laburantes, para dejarnos fuera de su fiesta privada del dinero.

Pero no obstante esa rémora de desinformación, si poníamos un poco de atención, era posible encontrarnos con un sentido muy diferente en lo que respectaba a la palabra Bitcoin. Como en un caleidoscopio benéfico, comenzaron a aparecer también la palabra descentralización, el verbo desintermediar, los adjetivos verificable e incorruptible. Todas ellas remitiendo a la posibilidad de emitir y transaccionar dinero a través de un gran banco universal de un solo lenguaje y con sede en cada computador.

A poco andar, cuando aprendimos también la palabra blockchain y luego de meses de lecturas para comprender al menos una parte de sus implicancias, celebramos nuestra propia fiesta de la posibilidad: de ser parte de mercados desjerarquizados, de la posibilidad bastante cercana de que la economía –esa palabra que en la escuela nos enseñaron “en difícil”- se volviera un universo lleno de sentido.

Sin embargo, nos confundimos un poco, cuando ambos conceptos comenzaron a estar demasiado cerca de los bancos, de las empresas, de los dueños del botín. Nos confundimos un poco de que los mismos intermediarios que han organizado las cosas a su libre albedrío, se sintieran de pronto interesados en esta tecnología conceptualmente contraria a cualquiera de sus antojos.

Por eso es que cuando Andreas Antonopoulos entra en escena, desde sus primeras frases, enfáticas e hiperkinéticas, se recobra el aire y el sentido.

Cuando enumera los adjetivos asociados a los mercados legales y a los mercados ilegales: buenos, funcionales, justos, seguros, morales, los primeros; malos, disfuncionales, injustos, inseguros, inmorales, los segundos. Para luego decir lo que piensa al respecto, resumido en una sola expresión: ¡Bullshit! Traducida elegantemente como “basura”, pero que por el tono y el énfasis parece ajustarse más a su traducción literal: ¡Mierda de toro! Porque obtener una licencia no es más que “sobornar al gobierno para que nos dejen trabajar”. “Todos lo sabemos implícitamente”.

Cuando define lo legal y lo ilegal como “conceptos geográficos”. Una definición sencilla y magistral a la vez, que carga con buena parte de los aspectos más relevantes involucrados en esa disputa conceptual.

Porque el “mercado negro existe y cobra una gran dosis de violencia y riesgo”, porque donde haya oferta y haya demanda, ambas deben ser atendidas, organizadas, gestionadas en sistemas de confianza. “¿Por qué darle cuenta bancaria a un ilegal?”, cuenta Antonopoulos que le preguntaron en una de sus conferencias. Que la mitad de los asistentes, afortunadamente “tuvo la decencia” de hacer un gesto de incomodidad. Que la otra mitad, esperaba ansiosa una respuesta a esa pregunta que les parecía tan pertinente y crucial. Y a la que él respondió: “No se preocupe. Usted no tiene que hacer nada. Nosotros lo vamos a hacer”.

Se recobra el aire cuando con sentido del humor alude a esos intermediarios entusiastas con ganas de comprarse el juguete nuevo. “No te pelees. Déjalos que gasten, que paguen consultores, desarrolladores…” al tiempo que esboza una sonrisa traviesa, liviana, que descongestiona amable y certeramente esa preocupación general.

Se recobra el aire y el sentido cuando repite a lo largo de toda su conferencia, como una bien entonada letanía:

“La justicia de blockchain”.

 

Mujeres en la Blockchain

Mujeres en la Blockchain

Soy profesora y editora de libros físicos y digitales. Leo y aprendo sobre tecnología blockchain y desarrollo contenidos vinculados al tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *