Modelos de financiamiento a través de ICO: superar y mejorar las primeras experiencias

Para explicar un modelo de financiamiento ICO, se puede eventualmente homologar al llamado “Crowdfunding”, que se traduce como financiamiento colectivo.

Un Crowdfunding corresponde a un proyecto que puede provenir de diferentes áreas (software, cultura, arte, música, educación) y cuyos costos son financiados de manera colectiva por una comunidad que se compromete con su aporte a hacer posible su concreción. A cambio, las personas que contribuyeron reciben a modo de retribución y por parte de los gestores del proyecto una “recompensa” asociada a dicho proyecto: un libro, un archivo de música, una entrada a un espectáculo, un programa, u otro.

Con sus propias particularidades, el concepto de financiación colectiva se exportó con el fin de concretar las diversas propuestas de uso que surgieron con el nacimiento de la tecnología blockchain: formas de pago digital que proponen mejorar o perfeccionar las funcionalidades de Bitcoin, redes de microtrabajo, sistemas de retribución por entrega de data personal, mercados virtuales y numerosas ideas de productos o servicios que se desarrollarían a la luz del modelo descentralizado y libre de intermediarios, que hace posible la cadena de bloques.

A estos financiamientos de proyectos tecnológicos basados en blockchain se les llamó proyectos “ICO”, sigla de Initial Coin Offerings que se traduce como Oferta Inicial de Moneda; aunque la palabra “Coin” es más exacta traducida como “ficha”, es decir, objeto acuñado digitalmente con una utilidad que va más allá de ser sólo un medio de pago (que es el caso de las monedas).

Para financiar esta variedad de proyectos se ideó un sistema de contribución a través de criptomonedas mediante la cual los interesados/as obtienen a cambio, los llamados “token”, generalmente emitidos a través de una red ethereum.

Al comprar el token de un proyecto ICO, este puede tener eventualmente 3 utilidades principales:

1. Tiene una utilidad particular para adquirir productos o servicios dentro de la misma empresa: por ejemplo, se adquieren una suma determinada de token para el desarrollo de una aplicación telefónica que permite guardar archivos en una blockchain: cuando la empresa finaliza este desarrollo los token pueden ser empleados con esta misma finalidad.

2. Al incorporarse un token a un exchange, su valor puede aumentar en razón de su uso o adopción y por tanto, aumentar también el número de interesados/as en obtenerlo. O bien, en este mismo contexto, un valor asociado a la especulación.

3. Se emiten definidos como acciones de la empresa en cuyo desarrollo se quiere contribuir. Esto significa que en la medida en que esta empresa crece y aumenta su valor, impacta también en el valor del token. Como acciones también se transan en exchanges.

Los puntos 2 y 3 implican, por tanto que la compra de un token puede resultar una inversión a largo plazo que podría generar ganancias respecto de lo invertido.

¿Por qué se desprestigiaron los financiamientos a través de ICO?

Hace ya algunos meses, varias personalidades del mundo de la tecnología- entre ellas Vitalik Buterin el cofundador de Ethereum- advertían sobre la avalancha de fracasos y estafas que venía asociada a una buena parte de los proyectos ICO. Por la misma época, importantes redes sociales decidieron prohibir cualquier información que dijera relación con convocatorias a participar en estos proyectos, argumentando que de esta manera protegían a sus usuarios. Y ciertamente no estaban llegando a buen término, incluidos algunos aparentemente sólidos y bien planteados; respaldados además por grandes comunidades de seguidores en diferentes redes sociales, que de un día para otro ya no obtenían más respuestas de sus administradores, desaparecidos misteriosamente del mapa virtual, huyendo con el cuantioso botín entregado por sus confiados devotos.

¿Esperanza para las ICO?

Sin embargo, creemos importante precisar que la presencia de estafas en la mitad de los proyectos ICO no debiera opacar en primer lugar, que existe una zona igual de relevante donde los proyectos han sido exitosos, pero por sobre todo la comprensión de que se trata de un modelo ineludible de una economía futura donde el desarrollo independiente de proyectos es una posibilidad tangible.

Asimismo, la respuesta al problema que pretende invisibilizar el verdadero sentido que tiene desarrollar redes blockchain a través del financiamiento colectivo está viniendo de la propia tecnología y recibe el nombre de “Daico”. Desde el propio Vitalik Buterin no sólo vino en su momento la advertencia y la alarma de lo que estaba ocurriendo con parte de las ICO, sino que también una propuesta de resolución.

Las Da-ico con mecanismo supervisor incorporado

Una Daico permite introducir varias herramientas que otorgan transparencia a los proyectos, entre las que podemos mencionar:

  • Permite que quienes adquieran token de un proyecto tengan facultades de supervisar el cumplimiento de los Roadmap o mapas de ruta. En caso de que estos no se concreten de acuerdo a lo previsto, por votación, los pagos realizados en ethereum se pueden reversar a sus dueños originales.
  • El flujo de los recursos hacia el proyecto, se maneja como una llave de paso, llamada “variable de toque”, que permite la entrega gradual de lo recaudado en la medida en que las etapas se vayan efectivamente cumpliendo.
  • Los dueños/as de los token de un proyecto pueden adicionalmente votar por otras ciertas decisiones que competan al proyecto; a la par que se evita al mismo tiempo que los votos se concentren en pocas personas, generando el temido 50% + 1 y por tanto, las manipulaciones propias de la concentración del poder.

La tecnología Daico, siendo de reciente desarrollo, se ha ido incorporando progresivamente a los nuevos proyectos, sin que aún se generalice su uso. Sin embargo, este comienzo torpe y plagado de los lugares comunes del “factor humano”, no debiera hacernos perder de vista el hecho de que tenemos a mano un nuevo modelo de desarrollo de proyectos surgidos desde y para la comunidad, financiados, gestionados y eventualmente supervisados por la misma; un modelo que permite a la vez la contribución y la retribución, permitiendo de esta manera la sana retroalimentación de los sistemas colaborativos y desjerarquizados.

Por acá, y a pesar de los costalazos propios de los caminos en ciernes, le seguiremos poniendo “fichas” a los token.

Link de interés:
Estafas ICO
Qué es una Daico
Proyectos ICO exitosos
El primer proyecto DAICO

Mujeres en la Blockchain

Mujeres en la Blockchain

Soy profesora y editora de libros físicos y digitales. Leo y aprendo sobre tecnología blockchain y desarrollo contenidos vinculados al tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *